EXTRACTIVISMO

Posted on Actualizado enn

Visita La Verde N°3
Visita La Verde N°3

EXTRACTIVISMO,
una silenciosa continuidad.

por Agustina Erpen

Cuando nos referimos a las ¨ políticas extractivistas ¨ no hacemos mención de nada nuevo, el modelo agroexportador ha sido el modelo hegemónico de nuestro país desde finales del SXIX.

Declaramos nuestra independencia en 1810 pero bajo el modelo agroexportador dimos continuidad al pacto colonial bajo el mandato de la potencia de turno. Esta situación nos ha mantenido en una posición perisférica en términos políticos que incide en la soberanía real sobre nuestro territorio, con gobiernos de turno (de facto o democráticos) aliados a clases dominantes que respondieron históricamente a intereses exógenos. Económicamente ha significado la imposición de modelos basados en la exportación de productos primarios de bajo valor agregado con puertas abiertas a la penetración del capital extranjero, esto ha dado a luz una y otra vez modelos económicos donde la base del crecimiento no descansa en el poder de compra de los trabajadores, de los argentinos. Por el contrario, la ganancia está en la extracción de riquezas del suelo dado las ventajas comparativas de la Argentina en recursos naturales, ganancias que se remiten al exterior. El salario en esta ecuación es percibido como un mal necesario, como un gasto más en la cadena productiva, así los salarios de los trabajadores, rurales y urbanos, se mantienen en el nivel mínimo aceptable según el momento histórico (esto responde no solo a las prácticas represivas de los gobiernos sino también a la composición del campo popular y su capacidad de demandar concesiones al Estado), en otras palabras: se llevan nuestras riquezas y nosotros seguimos pobres. En el plano social la lógica centro-perisferia se traslada hacia el interior de la sociedad, altamente fragmentada y duramente desigual donde la exclusión y la pobreza de las mayorías sostienen la riqueza concentrada en pocas manos.
Hay una segunda arista que cobra cada vez mayor relevancia en los debates políticos contemporáneos, ya sea entre intelectuales o dentro del campo popular. Este debate tan enraizado con los movimientos indianistas, se enfoca en el desarrollo sustentable fuerte o hiperfuerte, en el ¨buen vivir¨, en formas de desarrollo que garanticen la vida de las futuras generaciones. Ante el actual espectáculo de contaminación sistemática de ríos y suelo que observamos no sólo en Argentina sino en toda la región es que nos preguntamos ¿Hasta dónde ha llegado el cambio de paradigma con respecto al régimen de acumulación que se viene desarrollando desde el ´70? ¿Hasta dónde han cambiado los actores que rigen el patrón de acumulación, que se han aliado estratégicamente con gobiernos civiles y militares?
En la Argentina de la posconvertibilidad el extractivismo avanzó a pasos escalofriantes:

¨El monocultivo de soya abarcaba 12 millones de hectáreas en 2003 y, en diez años, pasó a ocupar 20 millones de hectáreas. La minería también fue por más: de 40 proyectos se pasó a 600 (creció mil 500 por ciento). Son sólo dos cifras y dos actividades que confirman el avance en la última década del extractivismo (agronegocios, forestales, minería, petróleo), con consecuencias que el relato oficial silencia: masivo uso de agrotóxicos, desmontes, desalojos rurales, leyes de escaso cumplimiento, concentración de tierras en pocas manos, judicialización y represión, y la bienvenida a las corporaciones¨ ¹

Que es fracking
Que es fracking?

En el 2011 la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció el Plan Estratégico Alimentario gestado por el Ministerio de Agricultura de la Nación que anuncia la profundización de un modelo de larga data: la expansión de la producción agrícola en manos de grandes empresas locales y extranjeras. Producción que se extiende sobre el territorio campesino e indígena, superficie cultivable que busca expandirse de 33 millones de hectáreas cultivables a 42 millones. Un nuevo ¨corrimiento de la frontera agropecuaria¨. Pues, como venimos discutiendo el modelo actual de crecimiento se nutre de la producción agropecuaria, en la creación de ámbitos de acumulación privilegiada que fomentan la convivencia de los grandes grupos económicos locales con las empresas extranjeras que traen consigo las tecnologías transgénicas, el fracking y otras nuevas tecnologías dispuestas para aumentar las tasas de rentabilidad de estos grandes empresarios a costa de la vida de los pueblos que allí habitan.

Como señaló Machado en el ¨1º Seminario internacional: Desde el Extractivismo a la re-construcción de alternativas¨ celebrado el pasado 29 de Agosto en la sede de ATE, Cap Fed, el extractivismo puede ser definido como: ¨ la etapa superior del neoliberalismo, la acción y razón imperial que crean entornos coloniales, y que lleva en América 520 años de producir explotación y violaciones de territorios y pueblos. La idea occidental del desarrollo, hoy portada por los gobiernos progresistas, despliega una lógica sacrificial, que define las zonas dispuestas para la explotación de los “recursos” y el sacrificio de las poblaciones que allí viven y el descuartizamiento del cuerpo eco-bio-político, la continuidad entre pueblo y territorio.¨ ² En este marco las poblaciones campesinas ya no son vistas como mano de obra necesaria sino como un ¨problema¨ a solucionar.

Actualmente la problemática sobre el modelo extractivista y sus consecuencias a corto y largo plazo reclaman centralidad en nuestros debates sobre el modelo de país que deseamos.

Desde la década de los noventa hemos recorrido un camino de avances en algunas problemáticas fundamentales que exigían atención. Entre ellas las políticas de DDHH contra los crímenes cometidos durante la última dictadura militar, la recomposición del tejido social luego de la crisis del 2002, la recuperación de una relativa autonomía del Estado que reasumió un rol protagónico en la vida política y económica del país son sólo algunas de las características del actual modelo que creemos encarnan los avances más significativos de la década transcurrida. Sin embrago las fuertes continuidades con respecto al modelo precedente resultan alarmantes, la profundización de un modelo de país centrado en la producción primaria, alentando la creación de ámbitos de acumulación privilegiados para los grandes grupos económicos locales asociados al capital extranjero (recordemos que son los mismos grupos económicos que se beneficiaron con la dictadura militar primero y el modelo de valorización financiera después) nos indican que el cambio en el patrón de acumulación responde más a una estrategia de la fracción de capital más concentrada que a un cambio sustancial en el modo de acumulación. A medida que diversos movimientos sociales (ya sean de raíz campesina, indígena o urbana) adquieren mayor conciencia sobre la necesidad de un modelo inclusivo que contemple la protección de los recursos estratégicos de suelo y subsuelo, por su significado económico, político y ecológico, se incrementa la criminalización de estos sectores y las acciones represivas ante sus manifestaciones. En el día de ayer (30 de Septiembre del 2013) se produce un hecho a destacar en este sentido: la represión en Córdoba contra manifestantes contra Monsanto, empresa de cultivos transgénicos en Córdoba. Estos hechos se multiplican: en Rio Negro, Neuquén y Mnedoza los yacimientos de gas y petróleo no convencional que utiliza el método de Fraking (hidrofractura) para lo cual YPF ha firmado convenio con Chevrón ³; en Santa Cruz, San Juan, Salta, Catamarca, Jujuy, Mendoza, Neuquén y La Rioja la minería se intensificado considerablemente (en el 2003 había 40 proyectos mines en estudio, en el 2012 éstos se elevaron a 600. Expresando un crecimiento de 1.500%, el mayor crecimiento de la minería en la historia ). En el norte provincias como Santiago del Estero, Salta, Chaco, Formosa sufren de la deforestación salvaje.
Las leyes derogadas para salvaguardar estos proceso han quedado frenadas por medidas cautelares, tal es el caso de la Ley 26.639 de Presupuestos Mínimos para la Preservación de Glaciares y Ambiente Preglaciar. Otras no han logrado llevarse adelante como la Ley 26.160 que frena procesos de desalojos judiciales a comunidades indígenas y ordena relevar en tres años los territorios; la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos para la Protección Ambiental de Bosques Nativos no ha logrado controlar la deforestación masiva en el NOA. Estos son algunos ejemplos para dar cuenta de la ¨distracción¨ a la hora de implementar las leyes que protegen nuestros recursos estratégicos y las poblaciones que habitan los territorios que son absorbidos por las sucesivas expansiones de la ¨ frontera agropecuaria¨.


¹ Aranda, Darío ¨ Diez Años de Extractivismo en Argentina¨ en sitio web: Des- Informémonos, periodismo desde Abajo, Septiembre 2013, disponible en:http://desinformemonos.org/2013/07/diez-anos-de-extractivismo-kirchnerista-en-argentina/

² Disponible en: http://www.rnma.org.ar/nv/index.php?option=com_content&task=view&id=1737
³ Recomendamos el siguiente video realizado por habitantes de Viedma y Patagones sobre la problemática del Fraking:
Recomendamos el siguiente documento sobre la expulsión de territorio mapuche de empresa YPF:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s