Bukowski – Biografia / Especiales

Cita Posted on

LA ROTURA

Una biografía de
Charles Bukowski

Por Juan F. Dimeglio

bukowski secuencia

 
[…] nacidos así
para esto
sonríen las caras dibujadas con tiza
se ríe la Sra. Muerte
los ascensores se averían
los escenarios políticos se disuelven
el mozo del supermercado recibe un título universitario
los peces oleosos escupen sus oleosas presas
el sol se esconde tras una máscara […]
“Born into this”Fragmento del poema

 

Por la senda del perdedor

Como si fuera una premonición a lo que luego fue la temática de su literatura, como parte de la pre-historia que sella las mitologías personales, el contexto espeso, crítico y de muerte era el mundo que recibía un 16 de agosto de 1920 al escritor Heinrich Karl Bukowski. Hijo de la guerra, del soldado norteamericano Henry y de Katherina Feet, veía la luz cálida en Andernach, un pueblucho pintoresco de Alemania, de donde era nativa su madre y su padre servía con como sargento en el ejército de ocupación de Estados Unidos.

En 1923, y tras un breve periplo, los Bukowski se mudarían a Los Ángeles, una ciudad en crecimiento que le servía de colchón tras escapar de la crisis económica que azotaba a Alemania. Con su familia asentada en EEUU, la infancia de Bukowski transcurriría con dos hitos trágicos que lo marcarían de por vida: las golpizas de su padre y el acné que le saldría a los 13 años. En las descripciones de sus poemas y su prosa, en cartas y entrevistas, mostraba a Henry como un hombre sádico y resentido que le pegaba por las faltas más insignificantes, frente a la indiferencia de su madre; como también su aspecto grotesco. Así entonces el valor del autocontrol, la resiliencia y sentirse como parte de una otredad serían rasgos fundamentales de la personalidad de Bukowski y en parte, la explicación de la cierta misantropía que expresa su obra.

10736181_10204819536309174_1354362358_n

Después de unos años como estudiante mediocre y solitario en el instituto Susan Miller Dorsey consigue una beca la cual le permite pasar al prestigioso Los Ángeles High School, en donde el escritor encontraría parte de la semilla de ese modelo de vida que él tanto repudiaría, el American dream: “Niños bonitos y adinerados que venían de un barrio rico,  que no sabían lo que significaba luchar por recuperarse”.

Luego de trabajar en unos almacenes, decidió ampliar su educación matriculándose en Los Ángeles City College en la carrera de periodismo. Abandonaría sus estudios 2 años después, pasando sin pena ni gloria pero reforzando un mecanismo de defensa habitual en él, adoptar una personalidad negativa como forma de espantar a la gente, una especie de corrosivo social. En aquella época su táctica era el coqueteo con políticos de extrema derecha y así era como su defensa de Adolf Hitler escandalizaba a profesores y compañeros.

Fuera de la universidad, Bukowski pasaba su tiempo entre el vagabundeo y la búsqueda de empleo, hasta que un día, casi por casualidad, entro en la Biblioteca Pública de Los Ángeles donde conoció lo textos de Ernest Hemingway, D. H. Lawrence y en especial uno que le cambiaría la vida: Ask the dust de John Fante.

Los años perdidos

[…] Siendo muchacho dividí en partes iguales el tiempo
entre los bares y las bibliotecas; cómo me las arreglaba para proveerme de
mis otras necesidades es un puzzle; bueno, simplemente no
me preocupaba demasiado por eso-
si tenía un libro o un trago entonces no pensaba demasiado
en otras cosas- los tontos crean su propio paraíso.[…]
Fragmento del poema “Days like razors, nights full of rats”
En la novela de Fante, se narra la historia del escritor Arturo Bandini, quien vive en pensiones y luego de diversas dificultades, logra que le publiquen su trabajo en una revista. El encuentro con esta historia, como un impulso vital,  arrancó del sedentarismo a Bukowski y lo estimuló a plantearse la idea de hacerse escritor.

Se fue a vivir a Bunker Hill, mismo distrito que habitó Arturo Bandini. Más tarde, al igual que su héroe, inició un viaje por los Estados Unidos con la intención de acumular experiencias para sus textos. Pasó diez años pegado al alcohol, al trabajo y a habitaciones alquiladas. Se habituó a vagabundos y prostitutas. Fue la década conocida como “los años perdidos” o “la década de borrachera”, parte fundamental de sus más famosos relatos breves, de su segunda novela Factotum y del guión de la película Barfly, de 1987.

131-SOLOBUKOWSKISus años de viaje, además, fueron de un profundo carácter iniciático en lo personal y profesional. En 1944, luego de rebotar varias veces en medios gráficos de New York la revista Story le publica Aftermanth of a Lenghy Rejection Slip. El texto plasma las dificultades para publicar la primera vez. Por esos días, decidió firmar como Charles Bukowski, ya que su nombre de pila le recordaba a su odiado padre, reinventándose subjetivamente en la forma de un escritor.

En ese entonces la Segunda Guerra Mundial hacía estragos y Bukowsky fue convocado por el servicio militar, pero lo rechazo “por su filosofía personal”. Mucho después se sabría que el FBI, por considerar sus textos obscenos e inmorales, le abrió un expediente en 1968 en donde aclaran que había sido dispensado por motivos físicos  y obligado a comunicar siempre su cambio de domicilio para poder ser considerado por la Junta Militar en el futuro. En una ocasión en la cual no informo una de sus tantas mudanzas de pensión en pensión, fue detenido por agentes del FBI y lo imputaron con prisión preventiva, donde pasó 14 días.

A la puta que se llevo mis poemas

[…]¿Tratas de joderme como a los demás?
¿Por qué no te llevaste mejor mi dinero?
Usualmente lo sacan de los dormitorios y de los pantalones borrachos y enfermos
en el rincón.
La próxima vez llévate mi brazo izquierdo o un billete de 50,
pero no mis poemas. […]
Fragmento del poema “To the whore who took my poems”
A los 27 años Bukowski conoce a Jane, quien a la postre sería una de sus musas fundamentales, además de su primer amor.

La mujer era algo mayor que él y arrastraba un pasado áspero. Tendrían una relación marcada por la violencia y el alcohol, los cuales serían puntos de nodales de casi todos los vínculos que el escritor tendría con sus parejas: como Bukowski creía que Jane era una ‘puta’, todas las mujeres eran ‘putas’.

Tras sufrir una hemorragia interna, Buk  termina abandonando su trabajo en el Servicio de Correos. Al tiempo Jane lo abandonaría a él. Años después ella cayó al hospital por cáncer y una hemorragia gastrointestinal y Bukowski, ahora como su amigo, la visitaría siempre hasta que la muerte la alcanzó. Su amor por Jane lo llevó a escribir en su novela Cartero sobre el patético funeral:

“Allí estaba el ataúd. Hacía mucho calor. El sol caía como una cortina amarilla. Una mosca volaba en círculos. A mitad del funeral dos tipos con mono de trabajo entraron trayendo mi corona. Las rosas estaban muertas, mustias y fenecidas bajo el calor. La apoyaron contra un árbol cercano. Casi al final del responso, mi corona empezó a inclinarse y cayó boca abajo.”

 Charles Bukowski02

Tras su encarcelamiento le publicaron un relato en la revista Portafolio y otros más en Matrix.

Tiempo después conoció a Barbara Frye, una chica especial que provenía de una familia acaudalada, editora de la revista Arlequín, en donde también le subieron algunas obras. Entabló una gran amistad por correspondencia con ella, quien le confesó su deformación corporal que consistía en la falta de dos vértebras del cuello.

Frye, complejizada por su aspecto, creía que nunca encontraría marido. Bukowski le dijo a la ligera que si era necesario se podrían casar. Barbara se lo tomó de manera literal y celebraron la boda en 1955, aunque sólo para divorciarse tres años más tarde porque a ella le incomodaba la desidia de su esposo para convertirse en un estadounidense promedio y encauzar su situación económica.

Después del divorcio, se fue a disfrutar de su soltería a Hollywood Este e ingresó de nuevo al Servicio de Correos, pero ahora como auxiliar de tráfico. Eligió el horario nocturno para poder escribir e ir a las carreras de caballos durante el día.10799705_10204819625991416_907065804_n10749451_10204819614511129_1939150420_n

Bukowski escribía como mula pero continuaban las dificultades a la hora de publicar. Aparecía de manera esporádica en revistas independientes. Una de las que se interesó por su trabajo fue The Outsider, dirigida por la pareja de John y  “Gypsy” Louise, con quienes entablaría una amistad. Ellos ya habían publicado obras de escritores reconocidos como Allen Ginsberg, Robert Creeley, William Borroughs y Henry Miller.

En 1964 tuvo una niña con la poetisa Frances Smith a quien llamaron Marina Louise. Ésta fue su única hija y pese a que la relación con Frances no duró mucho, nunca descuidó la atención de Marina a quien amaba profundamente. En el poema “Love poem to Marina”, Bukowski muestra su lado sensible en un texto corto, pero muy cargado:

Majestuosa, mágica
infinita.
mi niña es
el sol
sobre la alfombra
al otro lado de la puerta
cogiendo
una flor !aja!
un viejo
destruido en la batalla
emerge de su
silla
y ella me mira
y solo ve
amor,
!aja! , y me reconcilio
con el mundo
y respondo con amor
simplemente
como
estaba
previsto.

 

Factótum

En 1966 conoció a John Martin, quien le imprimió cinco poemas en una imprenta que había en la tienda donde trabajaba. Más adelante John fundó una pequeña editorial, Black Sparrow Press, con el objetivo primario de publicar las obras de Charles.

Bukowski logró filtrarse en un periódico underground de Los Ángeles llamado Open City, y obtuvo su propia columna: Escritos de un viejo indecente. Sus historias contenían un lenguaje sucio y pasajes de sexo explícito, lo cual le hizo ganar popularidad entre la juventud universitaria que se liberaba de viejos prejuicios de la mano de los movimientos de revolución cultural que envolvían la década. Mucho tiempo después se sabría que por esta columna, las temáticas de sus cuentos y por su conducta en la vida privada, el FBI le abriría un archivo al escritor por dudar de “su lealtad a los Estados Unidos”.

En ese marco, Bukowski fue en ascenso y cosechó varios éxitos literarios. Por lo cual le propuso a John Martin que a cambio de cien dólares mensuales le daría prioridad a Black Sparrow Press. Martin aceptó, pero fue más allá: le propuso pagarle un sueldo durante el resto de su vida si abandonaba el Servicio de Correos para dedicarse sólo a escribir.

A los 49 años de edad, por fin, se dedicaría de lleno a la escritura.

Tras este giro brusco en su vida sufrió una fuerte depresión y regresó el viejo aguijón del suicidio. Le pesaba la incertidumbre de no poder sobrevivir como escritor. Pero como él mismo decía, continuó “ametrallando” con su máquina de escribir y en pocas semanas publicó su primera novela que exorcizó sus fantasmas: Cartero.

Factótum, su segunda novela, fue bien recibida por la crítica y ya con una carrera que empezaba a consolidarse lanzó en 1972 el libro de cuentos Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones: relatos de una vida ordinaria. La imagen de borracho pervertido y sus textos siguieron imantando a los estudiantes llevándolo a impartir conferencias en las universidades.

El éxito le permitió ganar una popularidad inédita entre las mujeres, quienes deseaban vivir en carne propia las experiencias del viejo indecente. Estas experiencias de fama y sexo dieron forma a su tercera novela: Mujeres. En esta obra, se percibe la soledad del escritor a pesar de tantas chicas, quienes sólo pretendían aparecer en sus relatos, disfrutar de su dinero y experimentar el reto de coger con un borracho poco agraciado, pero muy famoso e insaciable. Algunas hasta le robaron sus escritos originales. La diversión no era gratuita.

___________________________________

Hollywood

[…]“hay un pájaro azul en mi corazón
que quiere salir fuera
pero soy demasiado rudo para él,
le digo, mantente oculto,
quieres hacerme equivocar?
echarlo a perder todo?
arruinar mi venta de libros en Europa?”
[…] Fragmento del poema “Blue bird”
Con 59 años sobre el lomo Buk conoció a Linda Lee Beige con la cual poco a poco fue construyendo una relación sólida.  El viejo escritor, hombre de mil batallas en bares de mala muerte, apreció mucho la preocupación y la calidez que ella mostraba por su salud. Paulatinamente dejó de salir con otras mujeres.

Por esos años recibió los primeros derechos de autor. Las altas ventas lo llevaron a visitar dos veces Europa. En París participó en un programa televisivo junto a otros escritores marginales, pero se emborrachó y lo echaron del lugar tras una violenta discusión con el conductor. El incidente hizo aún más popular su obra en aquel continente y afianzo el personaje detrás del escritor, hecho no menor si se pretende entender la recepción de la literatura de fuerte tinte auto-referencial que producía Bukowski.

Con el sol del éxito brillando en la puerta de su casa y las  ventas siempre en alza decidió vivir como un escritor famoso y embarcarse en nuevos proyectos.

Se mudó a una casa lujosa. Cambió su viejo Volkswagen – al que llamaba “Volks”- por un BMW. Comía en restaurantes caros, bebía vinos de calidad, contaba con una buena cuenta bancaria y se casó con Linda Lee.

En aquellos años de triunfos salió a la luz su cuarta obra, La senda del perdedor, en tanto que además trabajó con el director de cine Barbet Schroeder en el guión de la película Barfly, la cual estaba basada parcialmente en su vida.

Bukowski escribió su novela Hollywood como reflexión de su vida, incluyendo al rodaje de Barfly. Durante este período ya no podía beber más alcohol a causa de una tuberculosis que le pisaba los talones. Demostrando mucha entereza pudo escapar de esa enfermedad y si bien lo operaron con éxito de una catarata en el ojo, posteriormente contrajo leucemia y llegaron las duras quimioterapias. Su hija Marina se mudó a vivir con él para cuidarlo.

Una neumonía, como un arpón de la vejez,  lo regresó al hospital hasta que las quimios terminaron de desgastarlo. Después de tanta agonía, Heinrich Karl “Charles”Bukowski, murió acompañado de su esposa e hija la mañana del miércoles 9 de marzo de 1994 a los 73 años de edad, pero no sin antes escupir su última novela: Pulp.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s